Archivos

VI. INFORME ESTADISTICO DE LOS PROFESORES Y ALUMNOS SOBREVIVIENTES Y FALLECIDOS DE LA PROVINCIA DE YUNGAY

Señor Director de la Octava Región de Educación SD.

El magisterio sobreviviente de la desaparecida ciudad de Yungay se dirige a su respetable despacho para informarle lo siguiente:

1. Que a consecuencia del terremoto –alud del 31 de mayo pasado, ha quedado borrado del mapa nacional, de extremo a extremo la turística y floreciente ciudad de Yungay, la cual fue capital del mismo nombre, tan apreciada por visitantes nacionales y extranjeros.

2. Que en esta ciudad funcionaba la supervisión provincial de educación, los colegios: uno de varones con la categoría y nombre de G.U.E. Santa Inés, y el otro de mujeres con el nombre de “Ccory Ocllo”; un centro artesanal y más de 18 escuelas primarias.

Por efecto del cataclismo según el censo realizado por la comisión encargada, arrojó el siguiente resúmen estadístico:

I.      NIVEL SECUNDARIO

1. GRAN UNIDAD ESCOLAR SANTA INES:

  • Profesores vivos                   8
  • Profesores muertos           14
  • Personal administrativo vivos   4
  • Personal administrativo muertos   6
  • TOTAL DE VIVOS               12
  • TOTAL DE MUERTOS        20

2. COLEGIO NACIONAL DE MUJERES “CCORY OCLLO”

  • Profesores vivos            5
  • Profesores muertos      6
  • Personal administrativo  vivos   2
  • Personal administrativo  muertos  1
  • TOTAL DE VIVOS           7
  • TOTAL DE MUERTOS    7

II.    NIVEL PRIMARIO:

a) Profesores vivos              8

TOTAL: 42 PERSONAS

b) Profesores muertos          14

TOTAL: 84 PERSONAS

III.  ALUMNOS SOBREVIVIENTES:

1. Nivel Secundario:

a. G.U.E. “Santa Inés”

Sección Diurna 68 alumnos

b. G.U.E. “Santa Inés”

Sección vespertina 46 alumnos

c. Colegio Nacional de Mujeres

“Ccory Ocllo”   70 alumnas

TOTAL: 184 ALUMNOS

2. Nivel Primario:

Resultado General: 210 alumnos vivos

3. Que al ser arrasada esta ciudad, no ha quedado absolutamente ninguna huella de los locales escolares ni el material didáctico, pues todo el espacio que era ocupado por la población se ha transformado en un verdadero cauce aluviónico con una capa de lodo de 10 metros de alto y sobre el cual emergen peñas inmensas y pequeñas.

En cuanto se refiere a los alumnos sobrevivientes están emigrando a otros lugares, bien llevados por sus propios familiares para que continúen sus estudios, o bien como huérfanos son trasladados a las ciudades donde se les ofrezca la protección necesaria. Esta circunstancia determina de hecho que la labor docente tiende a desaparecer en la zona, surgiendo por tanto el problema de inestabilidad de los profesores sobrevivientes que nos encontramos sin la fijación y la seguridad de proseguir con nuestro trabajo; lo cual no ocurre con los colegas de otros lugares devastados, quienes tienen la posibilidades de reintegrarse a lo largo y/o plazo a sus centros de enseñanza en cuanto las medidas de la rehabilitación permita el resurgimiento de las poblaciones.

4. Que los pobladores sobrevivientes se encuentran sin un lugar seguro ya que existen dos campamentos separados y aislados por los trechos aluviónicos de Ranrahirca y de Yungay, cuya vinculación del uno con el otro se hace surcando 2 kms, por la parte de Ranrahirca y de 1 a ½ kms. por la de Yungay. El primer campamento se ubica en las faldas del cerro Huantucán y a orillas del río Ancash por el norte; el segundo en medio de los cauces aluviónicos y sujeto a constantes peligros. Esta situación va creando dificultades en la distribución de los víveres y de las medicinas que quedan almacenadas en Ranrahirca.

El agua que se bebe es completamente sucia y mezclada de abundante barro.

5. Que por las insoportables incomodidades que se experimentan diariamente, sumándose a esto la escasez de alimentos, medicinas y de abrigo necesario, muchos pobladores y entre los que se hallan los mismos profesores, al haber quedado sin medios económicos y demás pertenencias materiales, van saliendo hacia la costa en busca de la protección familiar.

Esto ha dado origen a que los campamentos ya no son ocupados por los verdaderos sobrevivientes de la ciudad de Yungay sino por gente que proceden de la zona rural.

Por esta razón, los yungaínos sobreviviente que quedan, esperan de inmediato la orientación del Gobierno para establecerse juntamente con los evacuados en un lugar más seguro que les brinde tranquilidad de seguir existiendo.

6. Que a nuestro entender la causa primordial de la evacuación masiva se debe al latente peligro que ofrecen los nevados del Huandoy y del Huascarán que se encuentran afectados por enormes grietas; más la Laguna de Llanguanuco que ha quedado represada por la caída de inmensas moles de hielo, lo cual ha obligado a las autoridades a tomar medidas de Emergencia mediante el desagüe progresivo por un tiempo ilimitado.

Está latente el peligro de la naturaleza y nos viene acechando todos los días, observándose caso de personas nerviosas (entre ellos profesores) que están al borde de la locura.

7. Que existen más de 40 alumnos huérfanos que están atravesando el mayor desamparo, produciéndose entre ellos traumas psicológicos severos y degradaciones morales, lo cual obliga a tomarse medidas de asistencia prioritaria.

POR TODO LO EXPUESTO:

Los profesores sobrevivientes representados por la Comisión que ante Ud. Se apersona, pedimos:

a. Que su despacho interceda ante el Gobierno para el nombramiento de una Comisión Adhoc que se encargue de estudiar exclusivamente el caso de Yungay para atender la evacuación de los sobrevivientes a un lugar que proporcione las seguridades de vida y la tranquilidad necesaria. Nosotros sugerimos que esta evacuación se realice a un lugar adyacente a Trujillo o Lima, tal como lo hemos manifestado en nuestro primer memorial.

b. Que los profesores secundarios y primarios se les reubique entre los dos lugares indicados. Es del sentir de la mayoría salir colectivamente y establecernos dentro de una nueva urbanización que permita conservar el nombre de la desaparecida Yungay, porque todos hemos vivido la dolorosa tragedia y que nos ha afectado agudamente en nuestro caracteres y personalidades.

c. Si se pretendiera hacer funcionar las escuelas y los colegios en un lugar próximo a la zona afectada, suplicamos se sirva eximirnos de seguir prestando nuestro servicios docentes en dicha zona por los motivos aludidos.

d. Que a los profesores sobrevivientes se nos brinde una ayuda inmediata y eficaz en víveres, medicinas y abrigo, por que nos encontramos privados de todas nuestras pertenencias.

e. Que su despacho nos facilite los trámites para obtener nuestros documentos principales como: título pedagógico, carnet familiar, carnet del seguro social, libretas militares, electoral y tributaria, de este modo, nos reidentificamos como docentes acreedores a todos los derechos que nos asisten.

Yungay, Junio de 1970

Pelayo Aldave T.

Coordinador de la Comisión

Anuncios